TODO EMPEZÓ ASÍ…

 

…Con 6 añitos decidí darle mi toque personal a un horrible jersey de cuello cisne marrón al que no podía ni ver.

 

Con la ayuda de unas tijeras y mi imaginación intenté hacerle un bolsillo, cosa que resultó un auténtico fracaso, solo conseguí un súper agujero y una tremenda bronca de mi madre…

 

Sin desistir ante mi primer desastre, seguí experimentando hasta el día de hoy que puedo sentirme orgullosa de haber transformado aquél kaos en mi pasión.

 

Hace varios años creé mi propia empresa. Donde disfruto customizando prendas básicas en joyas con mi sello personal, cargadas de bordados, strass y cristal de todos los colores y tamaños.

 

Toda esto no sería posible sin mi marido, Guillem, que es el que entiende mis locuras y las hace realidad transformándolas en diseños únicos y exclusivos.